La CNUS rechaza campaña de descredito por parte de congresistas norteamericanos a la industria azucarera dominicana

Santo Domingo-La Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS) y el Sindicato Unido de Trabajadores del Central Romana, que afilia a más de 16,000 miembros, hizo público su rechazo a la campaña internacional de descrédito que promueve un grupo de congresistas norteamericanos al insinuar que en la Industria Azucarera Dominicana existe el trabajo forzoso y el trabajo infantil.
La CNUS entiende que según esas acusaciones, amparadas por artículos de prensa recientes que están plagados de mentiras, a los trabajadores cañeros se les niegan todos sus derechos y el acceso a servicios básicos.
Esto es falso de toda falsedad, ya que los trabajadores cañeros que residen en las comunidades azucareras tienen mejores condiciones de vida que las que tienen muchos dominicanos en cualquier parte del país.
Es contradictorio insinuar que la Industria Azucarera niega el acceso a servicios básicos a sus trabajadores, cuando la realidad es que implementa importantes programas de salud, alimentación y educación para todas las personas que viven en esas comunidades.
En el caso de Central Romana, todas las comunidades agrícolas de esa empresa azucarera cuentan con servicio de agua potable, cuyas plumas de agua están reforzadas con clorinadores de alta capacidad que garantizan su uso para el consumo humano.
Los trabajadores del campo y sus familiares reciben servicios médicos completamente gratuitos, con acceso a dos Unidades de Atención Primaria que están ubicadas estratégicamente en las zonas agrícolas, en donde se les entregan medicinas preventivas sin costo alguno. Además hay 4 Unidades Médicas Móviles que recorren diariamente los bateyes, ofreciendo de manera similar consulta y medicina gratis.
Los trabajadores de Central Romana tienen acceso a la compra de alimentos, como vegetales, víveres y carnes, a precios subsidiados que están muy por debajo del mercado local.

Por ejemplo, un trabajador puede comprar 25 plátanos por RD$50 pesos y un paquete de dos libras de carne de res a un monto figurativo de RD$5.00 pesos. Aparte de que la compañía permite a los residentes de los bateyes sembrar y cosechar, en pequeñas porciones de tierra, alimentos de ciclos cortos para su consumo.
En el aspecto laboral, el trabajador cañero empleado en el Central Romana recibe un salario que es más del doble que el establecido por el Comité Nacional de Salarios para este sector.
Este pago, que incluye además otros importantes beneficios como la bonificación, no discrimina si el trabajador es dominicano o extranjero.
Y en materia de educación, la empresa ha construido y da mantenimiento a 59 escuelas en las zonas agrícolas donde cerca de 8,000 niños forman parte del programa educativo que es impartido por el Ministerio de Educación de República Dominicana.

La compañía también ofrece un servicio de transporte escolar para los estudiantes que residen en cinco de las divisiones agrícolas, cuando el nivel escolar que cursan no está disponible en su comunidad.
Está demostrado que los trabajadores cañeros de Central Romana tienen acceso a servicios de salud gratuitos, se les facilita una casa para vivir, tienen acceso para comprar alimentos de buena calidad y baratos, sus hijos pueden ir a la escuela y estudiar, y los salarios están por encima de lo que establece la ley.
Por estas razones y muchas otras más, reiteramos nuestro rechazo categórico a las acusaciones falsas que pregonan estas voces a nivel internacional.

Estamos cansados de ver cómo construyen historias a base de la mentira para hacer daño a todo un sector productivo que genera crecimiento económico y tantos empleos. Han demostrado que su único interés es afectar los miles de trabajos que garantizan estabilidad para las familias que dependen de la Industria Azucarera Dominicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.